Por qué Estados Unidos es el destino favorito para desarrollar la gestación subrogada

Por qué Estados Unidos es el destino favorito para desarrollar la gestación subrogada

Hay varios temas candentes en la sociedad que de vez en cuando salen a la palestra creando un debate generalizado. La mayoría de ellos tienen que ver con la política, pues a través de estos se regulan todos los derechos, y si algo tiene de especial la política es que nunca a se regula a gusto de todos (por desgracia).

El matrimonio homosexual fue uno de los grandes debates allá por el año 2005, y el Gobierno de Rodríguez Zapatero acabó por regular el derecho de las parejas del mismo sexo de manera igual a las parejas heterosexuales. Y otro debate que zanjó dicho Gobierno fue el de la gestación subrogada.

La gestación o maternidad subrogada es una práctica por la cual una mujer gesta un hijo para otra persona o pareja, y esta práctica está totalmente prohibida en España. El concepto de gestación subrogada tiene un componente contractual en el que se “alquila” un vientre a cambio de dinero. Esto tiene ciertos problemas éticos pues durante nueve meses se daña la dignidad de la mujer.

Esto no quita para que si que esté permitida la reproducción asistida, en la que un óvulo y un espermatozoide sano se fecundan en el laboratorio para luego inseminarse directamente en la mujer. De hecho, no solo está legalizada, sino que España es uno de los países en los que más donaciones de material reproductivo hay.

La donación de óvulos y de espermatozoides es un proceso bastante habitual en España, y bastante positivo para el conjunto de la sociedad, pues permite a las familias que no pueden tener hijos la oportunidad de ser padres, sin necesidad de hacer locuras como la que vamos a ver a continuación.

En España hay muchos centros especializados en donación de óvulos, pero uno de los centros con más reputación es Ividona, que forma parte de la reputada clínica IVI, experta en reproducción asistida y con más de treinta años en el sector de la reproducción asistida, que les permite ser líderes del mercado.

Pero volviendo al tema de la maternidad subrogada, hay algunos padres que deciden tener hijos a través de un “vientre de alquiler” y para ello deciden viajar a California, Estados Unidos, un lugar dónde esta práctica está muy extendida gracias a las Leyes de fertilidad, tal y como vamos a ver en el artículo de hoy

Las leyes liberales están muy desarrolladas

Tal y como comentan en “El País”, en Estados Unidos las leyes de fertilidad dependen de los estados. En algunos la práctica está completamente prohibida, en otros solo se permiten algunos casos y en unos pocos se permite abiertamente. Más de 20 años después del primer caso conocido, las leyes californianas han evolucionado hasta amparar a cualquier tipo de cliente, lo que permite a este negocio ofrecerse a un público global, desde España hasta Rusia.

La maternidad subrogada fue legalizada de facto en California a través de una sentencia en 1993. Después las regulaciones se han ido limando a través de litigios en los tribunales cuando surgían problemas. La ley estableció que el contrato de subrogación se tiene que llevar hasta el final. Sean cuales sean los sentimientos, nadie se puede echar atrás. El sistema se terminó de blindar por completo con una ley de 2013 que básicamente venía a confirmar el carácter de industria de esta práctica y la regulaba como un negocio más. En otros sitios, el debate sobre la gestación subrogada sigue en un nivel ético. En California no, el debate ético está superado.

La ley de 2013 tenía tres puntos importantes destinados a dar seguridad a todas las partes implicadas. Primero, obliga a que la gestante y los futuros padres tengan abogados distintos. El segundo punto importante es que la ley obliga a que esté todo firmado y notariado antes de que empiece todo el proceso. Por último, y quizá lo más interesante para los futuros clientes, la ley de California permite obtener un mandato judicial que te nombra padre de la criatura antes de que nazca.

El problema con este tipo de viajes es que, a la hora de inscribir a los bebés nacidos a través de estas técnicas en los países de origen, podemos encontrarnos con la denegación del registro por estar prohibida esta técnica. De hecho en España son bastante comunes estos problemas, por lo que no es recomendable esta práctica.

Deja un comentario