¿Viajar por carretera con tu coche o alquilar uno? Qué debemos tomar en cuenta a la hora de decidir

¿Viajar por carretera con tu coche o alquilar uno? Qué debemos tomar en cuenta a la hora de decidir

Los viajes por carretera son una oportunidad de encontrar muchos destinos mágicos en el camino, de descubrir nueva comida, bebidas, tradiciones, así como conocer gente nueva y abrirse a las distintas culturas que tiene cada rincón de España. Pero para ello, hay que tomar en cuenta si se viaja con un coche propio o uno alquilado.

Elegir esto es el primer paso antes de definir la ruta a seguir y los lugares que se visitarán en ella, pues partiendo de ese punto es que podremos planificar en su totalidad el viaje, pues no es sólo encender el coche y sumarse a la carretera. Por ello es muy importante saber cuales son las ventajas y desventajas de ambas posibilidades, de manera que la elección se haga teniendo toda la información sobre cómo es viajar en coche, ya sea alquilado o propio.

Viajar con un coche propio

Tener un coche propio es una gran ventaja para la vida de quien lo posee, sin embargo, si se quiere hacer viajes en carretera, es muy importante que se tomen en consideración ciertos aspectos que son esenciales para que la experiencia sea buena y segura. Algunos de ellos son:

  • Revisar los neumáticos: Es importante que estos tengan la presión indicada por el fabricante. Otro punto a tomar en cuenta es que el neumático de repuesto debe estar en óptimas condiciones en caso de que se llegue a necesitar, por ello, es una buena idea que sean revisados por un especialista con antelación
  • Atención al desgaste del coche: Cuando se realiza un viaje largo, es importante tener a la mano aceites de motor, de caja, líquidos para frenos, agua, agua jabonosa para el parabrisas, etc. Esto se debe a que si bien se debe revisar todo antes de salir de viaje, puede que lleguemos a necesitarlo y que sea complicado encontrar alguno de ellos si nos encontramos en zonas rurales o carreteras muy largas.
  • Hacer control de frenos: Tener los frenos en óptimas condiciones es fundamental para poder viajar, por ello es fundamental que un especialista evalúe cómo se encuentran y corrija si llega a ser necesario. También es necesario revisar los gases de escape, la dirección, la suspensión y la firmeza del tren delantero.
  • El limpiaparabrisas y las plumillas deben encontrarse en buenas condiciones: La lluvia puede aparecer en cualquier momento y la visibilidad al volante se vuelve algo imprescindible.
  • Mucha atención a los elementos de seguridad: Se debe revisar que la carga del extintor de incendios esté completa, también controlar el estado de todas las luces y llevar los triángulos que exige la ley. Tener un botiquín completo de primeros auxilios es una buena idea, así como asegurarse de tener a la mano la llave de ruedas y la gata.
  • El conductor debe prepararse: Los viajes por carretera son largos  Si se va a  viajar durante varias horas, lo ideal es usar ropa cómoda, llevar una botella de agua para mantener la hidratación y algunas frutas para evitar calambres. En caso de conducir de noche, se recomienda bajar un poco las ventanillas, poner música alegre y movida, y si es posible, que otra persona también se mantenga despierto para hacer compañía y así evitar que el conductor se quede dormido.
  • Contar con una compañía de seguros: Esta recomendación se da no solo si pensamos en viajar, sino a tiempo completo. Contar con un seguro es una forma de prevención ante accidentes y también como primera línea en caso de inconvenientes de tipo mecánico en el coche. En relación a los seguros, es mejor tenerlos y no necesitarlos, a necesitarlos y no tenerlos.

Todos estos aspectos, son fundamentales para poder disfrutar de un viaje seguro en un vehículo propio, pero es importante que se tome en cuenta que a la hora de viajar, lo más recomendable es que se le haga una revisión mecánica completa al coche. Si bien en los puntos anteriores hablamos de lo que se necesita hacer y tener a la mano para poder viajar, que un especialista revise mecánicamente el auto, es una prioridad.

El mantenimiento preventivo y a tiempo, ayuda a alargar la vida útil de los coches y cuando se trata de un viaje largo en carretera, lo mejor es estar bien seguros de que no hay ninguna falla mecánica que pueda complicar el paseo.

Por lo general se recomienda hacer una revisión de este tipo por lo menos dos veces al año, pero si se va a viajar, lo ideal es hacerlo por lo menos 2 semanas antes del mismo.

Alquilar un coche para viajar por carretera

Ya hemos visto cuales son los aspectos que deben considerarse si se quiere viajar con un coche propio, pero no conocemos las opciones que nos permite el alquiler de uno. Según los profesionales de Mouronte Automóviles, estas son algunas de ellas:

  • Alquilar un coche puede ayudar a ahorrar en combustible: Al tener la opción de elegir qué vehículo alquilar, se puede optar por uno que consuma menos combustible. Eso significa llenar el depósito por menos dinero. En este sentido es importante plantear una ruta en la que se pueda surtir de combustible o tener en cuenta también el tiempo extra de conducción que conlleva desviarse de la ruta y hacer paradas.
  • A más kilómetros, más gastos de mantenimiento: Dependiendo de cuánto dure el viaje, cada kilómetro que añadas a la ruta por carretera tendrá un efecto en el coche: desgaste de neumáticos, cambiar el aceite más a menudo y un mayor mantenimiento general del vehículo. A la hora de alquilar un vehículo, el conductor no debe preocuparse por esto, pues la empresa se encarga del mantenimiento general del coche.
  • Se debe pensar en la estación del año, los cambios de clima y en el terreno al que se va: Si viajas en invierno o a una zona de terreno complicado, se puede elegir el vehículo que más se adapte al lugar de destino. Un descapotable no es la mejor opción si se viaja a las montañas, por ello es importante tomar en cuenta la estación del año, el clima al que iremos y cómo es el terreno, para así poder elegir el modelo que funcione más eficazmente.
  • Se puede elegir un coche espacioso: El trayecto es una de las mejores cosas de las rutas por carretera, más que el destino. La comodidad es un elemento fundamental. Se debe tomar en cuenta la cantidad de personas que viajarán, así como también cuanto equipaje se va a llevar. Si viajas solo o con una persona, es probable que un coche pequeño sea suficiente. Sin embargo, si viajas en familia o con mucho equipamiento, quizá lo ideal es tener más espacio. Asimismo, con un coche de alquiler grande podrías hacer un viaje en familia para el que normalmente necesitarías dos vehículos.
  • Tranquilidad: Como conductor no eres responsable de los gastos que implican revisiones y reparaciones previas al viaje. Cuando se alquila un coche se tiene la certeza de que está revisado meticulosamente, es más, se puede decir que es un vehículo prácticamente nuevo ya que las flotas se renuevan constantemente.
  • Elegir el tipo de vehículo es divertido: Muchas personas siempre han tenido en mente que desean conducir un tipo de coche en específico. Ya sea un hermoso descapotable por la playa o una gran camioneta rústica por rutas de senderismo, si se decide alquilar, opciones sobre la mesa tendrán. Eso significa que se pueden cumplir esos pequeños caprichos y hacer de la experiencia del viaje, una más divertida.

Alquilar un coche es una buena opción, ya sea para evitar darle un uso excesivo a nuestro vehículo personal, lo que incrementa los gastos de mantenimiento, o porque el tipo de viaje requiere de un coche con características específicas. Lo importante es que, a la hora de alquilar, se haga con una empresa especializada y reconocida que pueda brindar seguridad y experiencia en el proceso.

Como podemos ver, ambas opciones son completamente válidas y dependen mucho de quienes vayan a viajar, el tipo de viaje a realizar, la cantidad de personas y el destino. Lo importante es que en cualquiera de los casos, se debe tomar una decisión que asegure un paseo ameno y sin demasiadas complicaciones. Por ello, siempre se recomienda que ya sea para viajar en coche propio o en uno alquilado, el viaje se planifique con tiempo.

La planificación es fundamental para crear rutas de viaje que permitan recargar combustible, conseguir alojamiento y comida (si es necesario), así como también conocer distintos puntos de la geografía de la región a la que se quiera llegar.

Recordemos que al viajar en carretera se disfruta de todo el proceso, de las vistas, las paradas, los pueblos o las grandes ciudades por las que pasemos, lo importante es que tengamos todas las herramientas a la mano para evitar que los inconvenientes sean los suficientes como para que el viaje no valga la pena, y para eso, la planificación previa, es fundamental.

Deja una respuesta