Tips para elegir residencia geriátrica

Tips para elegir residencia geriátrica

El tiempo pasa para todos y con el pasar de los años las personas ancianas necesitas de unos cuidados más importantes. Hablamos de que son una inmejorable opción de garantía para que tenga una inmejorable atención. De primeras, todos somos conscientes que las residencias provocan rechazo. El caso es que tomada la decisión de que la mejor opción es ir a una residencia, hay que pensar en que se debe elegir el mejor centro que se pueda.

Lo más habitual es que en un primer momento la idea de una residencia provoque rechazo. No obstante, una vez tomada la decisión es importante tener las claves para escoger el mejor centro posible. Te las damos a continuación.

Hay muchas posibilidades cuando se quiere elegir una residencia en cuestión. Por todo ello tiene gran importancia el asegurarnos de que el sitio elegido va a ser el que más se adecúe a nuestras necesidades. No existe un único tipo o clase de residencia.

Tips

Vamos con los puntos más importantes para que la elección sea la mejor:

Valoración de las diferentes alternativas

Aunque suene algo básico, pues es lo primero que se hace, hay que valorar si la persona va a precisar una residencia u otra clase de cuidado.

Hay que plantearse algunas opciones, valorando aspectos como el estado físico y mental de la persona o dónde vive.

En el caso de que no se tenga demasiado claro la decisión a tomar, se puede acudir a los servicios sociales de cara a recibir el asesoramiento de un experto. Al final ellos conocen las diferentes alternativas y van a poder aconsejarte la más aconsejable dependiendo de tu situación.

Visita la residencia

El visitar las instalaciones también es importantes antes de tener que firmar algún contrato. Con esta impresión se nos puede dar mucha información sobre el sitio en cuestión y que nos ayude ello a la toma de la decisión.

Información sobre horarios y funcionamientos

Cuando se produce un traslado a un centro residencial hablamos de una experiencia de gran intensidad para la persona, por lo que debe pasar un periodo de adaptación.

Se debe comprobar que en el centro se cubran las necesidades que se puedan tener, tanto a nivel social como emocional.

Piensa en la ubicación

Es interesante que antes de la elección de residencia se compruebe que está próximo al entorno habitual de la persona que residirá allí.

Observa si la información del centro está a simple vista

Con este se refiere a la información que reciben todos los usuarios en cuanto a cómo funciona el centro.

Comprobación que el centro está bien acondicionado

Si hablamos de las personas mayores, es bastante más confortable el que se eviten los escalones o pendientes en exceso. Si se quiere mejorar el acceso, hay que instalar como mínimo un ascensor en el caso de que el edificio cuente con varios pisos.

Pregunta por la alimentación

El centro tiene que ofertar alimentación debidamente personalizada y que tenga en mente lo que puede tomar o necesitar cada uno de los pacientes.  En residenciaslacort.com creen que debe cuidarse todo ello, pues muchas veces depende de esto la buena salud de los residentes. Las dietas tienen que adaptarse a cada persona, enfermedades o necesidades.

Pide información sobre los servicios que ofrecen

Es bueno saber si la residencia en cuestión oferta más servicios médicos o de enfermería, además de otros servicios. Siempre es bueno que dichos servicios sean propios.

Revisa bien el contrato

Antes de que se firme es fundamental leer bien los documentos. Por ello es bueno llevarlos a casa y analizarlos con tranquilidad, ya que en ocasiones son documentos e gran extensión. Un punto importante es que el centro tiene que especificar que asumirá la guardia y custodia de toda clase de información personal y sanitaria de los residentes.

Comprueba que el precio incluye todos los servicios

No son baratas las residencias de ancianos. Pues la media es de unos 1.700/1800 euros mensuales. En estos casos, se puede llegar a solicitar un precio o presupuesto cerrado. Hay en algunas residencias servicios como el de podología o la peluquería que se cobran a parte y a final de mes podemos llevarnos una sorpresa. Con el presupuesto cerrado vas a saber lo que incluirá el precio.

Otro de los temas que suelen preocupar más es cómo podemos pagar la residencia, en este sentido no sufras, ya que actualmente contamos con multitud de alternativas para poder costear este tipo de gastos de manera muy cómoda.

Desde aquí os deseamos la mayor de las suertes en vuestra elección.

Deja una respuesta