Una de las principales representaciones de nuestra cultura: la cerámica

Una de las principales representaciones de nuestra cultura: la cerámica

Vivimos en una sociedad en la que todo lo que es digital parece que le ha ganado la partida, de una manera o de otra, a lo que es analógico o artesanal. Tablets, móviles, ordenadores, iPads… todo lo que no suene a eso parece que es antiguo, viejo e inútil. Pero la realidad dista mucho de ser así aunque haya mucha gente que piense justo lo contrario. Lo artesanal ha tenido momentos mejores y peores, de eso no se puede dudar. Pero lo que tampoco puede admitir ninguna confusión es que esas cosas que son artesanales también tienen un valor que precisamente ahora ha crecido.

Sigue habiendo una buena nómina de negocios que son artesanales en un país como lo es el nuestro. Aunque bien es cierto que ese tipo de negocios suelen encontrarse mayoritariamente en las ciudades, la verdad es que el público que está interesado en alguna de las cuestiones que esa entidad tiene para ofrecerle es de lo más amplio. Y es que sigue habiendo muchas personas que, en España, valoran el arte. Porque sí, esos pequeños gremios que hacen artesanía con las manos de sus protagonistas forman parte de lo que conocemos como arte.

Un artículo publicado en Diario Sur informaba acerca de alguna de las cuestiones que marcan la actualidad en un oficio como el de la artesanía, que es tan importante para la cultura. En dicha noticia se aseguraba que los artesanos están buscando nuevas maneras de reinventarse y que se encuentran afrontando problemas como lo son la falta de relevo generacional y la necesidad de utilizar tecnología e innovación para tratar de que el sector gane en lo relativo a visibilidad y también en cuanto a originalidad.

Uno de los principales oficios artesanos es el que tiene que ver con la cerámica, que es uno de los materiales más importantes para dicha artesanía. Todavía siguen siendo muchas las personas que encomiendan el diseño y la fabricación de baldosas o de celosías cerámicas a estos artesanos para sus viviendas. No cabe la menor duda de que todo lo que esté hecho a mano llama la atención en el momento en el que vivimos y que hay mucha gente dispuesta a convertir su vivienda en un verdadero templo del arte.

El arte es y seguirá siendo siempre parte de la cultura de una sociedad. Y, en la cultura española, un oficio tan artesanal como el de los maestros cerámicos siempre será una de las mejores representaciones de nuestra cultura. De hecho, en los últimos festivales de cultura hispana ha tenido una importancia muy grande un factor como la cerámica, especialmente aquella que se ha relacionado de una manera más directa con la arquitectura, especialmente en lo que está relacionado con las baldosas. Así nos lo han transmitido recientemente desde Cerámica para Arquitectura.

Un material en auge

La cerámica es uno de los materiales que mejor vistos se encuentran en la actualidad en un país como España. Los datos que os vamos a ofrecer refrendan esta situación. Según una noticia publicada en la página web Economía 3, las principales empresas cerámicas españolas crecieron, en lo que a facturación se refiere, un 7’2% en el año 2014. Y eso que la crisis todavía no daba tregua alguna. Ahora, los datos son todavía mejores que por aquel entonces.

Merece la pena remarcar una cosa: el arte que supone el trabajo con cerámica y la representación cultural que conlleva no sería igual si no fuera por los pequeños negocios, que son los que durante mucho tiempo han mantenido a flote la profesión. Y es que no cabe la menor duda de que es ese trabajo con cerámica el que más llama la atención en la actualidad: el trabajo manual, artesano, el que se aleja de esa producción industrial que es más propia de las máquinas que de las manos humanas. Desde luego, que sepamos esto es muy importante para el futuro de este tipo de profesiones.

Es evidente que nadie va a hacerse multimillonario con un negocio artesanal. Por desgracia, en ocasiones no da ni para vivir. Este tipo de profesiones son tan entrañables debido a que los trabajadores y trabajadoras que las realizan son los que contribuyen de una manera esencial a cultivar el trabajo manual, que es un verdadero arte que, por otro lado, es una de las mejores maneras para promover una cultura que ha sido tan artesanal durante tantos siglos como la española.

 

Deja un comentario