La película, un elemento imprescindible para la cultura y que tiene una dificultad extrema

La película, un elemento imprescindible para la cultura y que tiene una dificultad extrema

Todo el mundo tiene la sensación de saber cómo se hace una película. En ocasiones, hemos llegado a pensar que se trata de escribir un guión, firmar a unos actores y actrices y rodar. Pero es evidente que una película es mucho más que eso. De hecho, la grabación final, el resultado, es quizá el menor de los esfuerzos. Las películas son verdaderos quebraderos de cabeza para sus responsables y de ahí que su realización sea tan costosa que sea necesario emplear el término “millones de dólares” para hablar de su coste monetario.

La cantidad de personas que hacen falta para que una película salga a escena y su extensión en el tiempo también ponen de manifiesto su laboriosidad. La verdad es que el resultado,la propia película, es apenas un 1% del trabajo que hay detrás. Los expertos de la cultura y de todos aquellos a los que nos gusta el cine o las series tenemos que tener en consideración este tipo de cuestiones a la hora de decidir cuál es esa película o serie que consideramos como nuestra favorita.

El portal web Logis Pyme publicó hace algún tiempo un artículo titulado “Una logística de cine” en el que se habla de todas las cuestiones que venimos comentando. Y es que una película implica un movimiento de personas y de material que es enorme y que a menudo es el principal problema en toda producción. Y, además, podemos decir que este transporte es de lo más complicado como consecuencia de que el material usado para producir películas es de lo más sensible (véanse, por poner un ejemplo, las cámaras y demás equipos que se utilizan).

Muchas personas se preguntan de qué depende el éxito de una película. Y la verdad es que la explicación está en la combinación de muchos de los factores que la componen. El diario El Universal, de México, publicó un artículo en el que hacía un análisis al respecto de dicha pregunta. Y en ningún momento mencionó a la logística como una parte fundamental de la película, algo que entendemos que es un error y que pone de manifiesto que esa parte de la producción de la película está bastante infravalorada.

El cuidado del material es imprescindible

En muchos de los documentales que se emiten en las cadenas de televisión y que analizan el “cómo se rodó” de varias de las películas de éxito del momento podemos ver la importancia que tienen la logística y el transporte de todos los objetos que son necesarios para grabar una película. Cuerdas Valero ha recogido en un estudio varias declaraciones de los directores de logística de grandes producciones audiovisuales. Estos aseguran que, sin un buen cuidado de los materiales y sin una correcta sujeción, grabar una película sería una constante cadena de roturas y problemas.

Hay mucho dinero en juego y, lo que es todavía más importante, un reconocimiento brutal en liza. La película es uno de los instrumentos mejor valorados en lo que respecta a nuestro patrimonio cultural. Desde diferentes puntos y sectores de nuestra sociedad se comparte tal opinión y no es para menos. Y es que la industria del cine es mucho más que una industria del entretenimiento. Es algo que proyecta una cultura y que la hace más atractiva y más conocida para el resto del mundo.

Es evidente que para que una película cumpla esa función cultural de la que venimos hablando es muy importante que todo salga bien. Documentarse a la perfección es uno de los pilares básicos para que eso sea posible y para que no haya errores en la interpretación del modo de vida de un determinado lugar o grupo. La interpretación de los actores tiene que ser acorde a ese modo de vida. El escenario y la banda sonora son elementos que diferencia a un peliculón de una película del montón. Y la logística es la que permite que todo se pueda grabar al menor coste y con la máxima eficacia.

Las manifestaciones culturales que tenemos en la actualidad son muchísimas, pero creemos que es de justicia afirmar que ninguna es tan complicada como la que realiza la industria del cine. Una novela requiere documentación y la música requiere creación y ejecución. La película requiere documentación, creación, ejecución y postproducción. Es un todo en uno. Pero, desde luego, es una manera de aumentar nuestras prestaciones sociales y culturales que nos encanta y que nunca debemos dejar de lado.

Deja un comentario