Cómo pintar tus paredes con aerógrafo

La aerografía es la técnica de pintura, la cual es aplicada a distancia y pulverizándola sobre la pared, en posición vertical.

Se puede emplear tanto una pistola de aerografía o aerógrafo o mediante un spray. Es la técnica favorita para los diseñadores urbanos y grafiteros, ya que pueden hacer varios diseños jugando con las sombras, la profundidad o formas complejas.

También es muy útil para poder pintar de manera sencilla tus paredes interiores, pero hay una serie de conceptos que deberás saber antes:

Ventajas de usar un aerógrafo

La ventaja más destacada de pintar mediante la aerografía tus paredes, es la versatilidad. Esta técnica es capaz de pintar cualquier tipo de pared: ladrillo, gotelé, pladur, azulejo, etc. Al pulverizarse la pintura directamente, abarca un gran abanico de superficie de pintado, y es capaz de meterse hasta el más recóndito y minúsculo hueco. El material de la pared no es problema, sea cual sea su rugosidad o estado, será capaz de pintar una pared de manera uniforme.

Otra ventaja de pintar con un aerógrafo tus paredes es la rapidez. Aunque deberás tapar muy bien cualquier mueble, rincón y pared que no deseas que se manche, ya que esta técnica salpica mucho, el proceso de pintado es de menos de un minuto. O sea, que más tardarás preparando el espacio con cinta de carrocero y papel, que pintando la pared.

Desventajas de pintar con un aerógrafo

Aunque la rapidez y la versatilidad de la aerografía es indiscutible, si hay que admitir que tienen ciertas desventajas frente al método convencional de pintar con rodillo o brocha. Por ejemplo:

Debes tener precaución con las boquillas que vas a usar

Los profesionales de Artespray recomiendan emplear las boquillas adecuadas conforme a la superficie que se vaya a pintar. Generalmente, las boquillas más pequeñas son para diseños elaborados, mientras que las más grandes son más adecuadas para pintar grandes superficies, como paredes.

Debes tener precaución con el tipo de pintura que vas a usar

La pintura convencional no se debe emplear para la aerografía. Se debe usar la especifica, ya que si no, se podría obstruir la pistola y la pared no quedaría bien.

Debes poner imprimación

Sobre todo en superficies metálicas o maderas, se deberá poner una capa de imprimación especial para aerógrafos. Dejar secar el tiempo que indica el fabricante.

Debes proteger muy bien las superficies que no deseas pintar

El aerógrafo salpica mucho alrededor de la zona que se desea pintar. Por lo tanto, se debe tapar muy bien todo tipo de enchufes, marcos de ventanas y puertas, suelos, muebles y otras paredes que no se vayan a pintar. Para ello, se deberá usar bastante cinta de carrocero, plástico y papel de protección. Literalmente, se debe empapelar casi toda la habitación.

Debes protegerte

La pintura en aerosol, sea maquina o spray, es tremendamente perjudicial para la salud, ya que penetra fácilmente en las fosas nasales, boca y ojos. Puede causar irritación o entrar en nuestro sistema respiratorio. Por lo tanto, te debes proteger por completo. Emplea un mono de trabajo, botas, guantes, gorro o capucha para el pelo, gafas protectoras y mascarilla FFP2. Toda precaución es poca.

Debes ventilar la habitación

Del mismo modo, toda partícula en spray suspendida debe irse de inmediato de la habitación. Es esencial que el espacio donde se va a pintar esté ventilado o esté abierto. Si no fuera posible, descarta este método de pintura y utiliza mejor rodillo o brocha.

Pasos para pintar tus paredes con aerógrafo

Existen unos pasos básicos para pintar tus paredes con aerografía. Son un poco laboriosos, pero haciéndolos con cuidado, el resultado final será increíble.

1. Limpia la pared

Si la pared tuviera moho, habría que limpiar con lejía y arreglar lo que causa la humedad o gotera. Dejar secar.

Limpiar de grasa, pegamento y otros la pared, de manera que quede perfectamente limpia.

2. Arregla desperfectos de la pared con masilla

Quita los tacos de antiguos cuadros o muebles colgantes que no deseas poner ya. Quita tornillos y ganchos.

Aplica masilla todoterreno o especifica con la ayuda de una espátula, sobre agujeros, desconchones o rozaduras en la pared. Alisa con la misma espátula la masilla restante para dejar esa zona a ras de la pared y disimula por completo el desperfecto.,

3. Lija la pared

Una vez seca la masilla según indica el fabricante, con una lija de grano fino para no rallar más de la cuenta la pared, alisa los restos de masilla que hayan quedado sobresalidos.

4. Quita el polvo de la pared

Una vez lijada la pared, habrá que limpiarla para quitar cualquier resto de polvo.

5. Protege los elementos que no deseas pintar

Cualquier enchufe, marco de ventana o puerta, mueble, rodapié, escalón, barandilla, suelo o pared que no se quiera pintar, deberá ser protegido con cinta de carrocero, plástico o papel de protección. o embalaje. Todo deberá estar bien protegido, ya que la pintura en aerógrafo penetra en cualquier rincón fácilmente,

6. Coloca tu plantilla si deseas diseños y pégala

Si vas a crear algún diseño, coloca tu plantilla creada o por ti o prefabricada con ayuda de celo o similar.

7. Protégete

Vístete con un mono de trabajo, botas, guantes, gorro o capucha para el pelo, gafas protectoras y mascarilla FFP2. Tendrías que ir tapado/a de pies a cabeza.

8. Ventila la habitación

Abre ventanas y puertas de la habitación si es interior.

9. Aplica imprimación

Añadir la imprimación especial de aerografía en la pistola si vas a pintar sobre metal o madera. En pladur, cerámica o ladrillo no hará falta. Si usas spray, directamente del bote. Agita antes de usar si es este caso.

Mantén el aerógrafo aproximadamente a 2.5-5 cm de distancia de la superficie que estás pintando para obtener los mejores resultados.

Realiza movimientos uniformes, de arriba a abajo. Del mismo modo, reparte uniformemente y no dejes caer mucha cantidad en un mismo sitio, ya que pueden aparecer gotas si hay exceso de pintura o imprimación.

10. Limpia la pistola

Limpia de imprimación el aerógrafo abriendo la pistola y dejando salir lo que quede de líquido.

11. Mezcla la pintura

En una bandeja de mezcla antes de cargarla en el aerógrafo, mezclando agua (para acrílico) o diluyente de pintura (para laca/esmalte) en la pintura.

12. Pulveriza sobre la pared

Del mismo modo que en el punto 9.

13. Deja secar la capa de pintura

Tal y como indica el fabricante de la pintura.

14. Añade otra capa de pintura si fuese necesario

Del mismo modo que en el punto 9 y 12.

15. Añade capa brillante transparente si lo deseas

Si la superficie es metal o madera podrás añadir barniz o una capa protectora o brillante como acabado. Dejar secar como indique el fabricante.

16. Limpia la maquina y el material

Limpia tu aerógrafo cuando hayas terminado llenándolo con una solución de limpieza especial y haciendo funcionar el aerógrafo hasta que el líquido se aclare.

Pasa un trapo por todo y guárdalo en sitio seco y resguardado del sol y la luvia.

Conclusión

Aunque parezca un poco engorroso, en realidad no lo es tanto. Sobre todo en superficies como laminados o ladrillos, los resultados quedarán como profesional.

Te recomendamos que uses tu imaginación, como un auténtico grafitero.

Articulos mas comentados

Articulos relacionados