Te contamos qué necesitas para grabar un cortometraje

Te contamos qué necesitas para grabar un cortometraje

Todos nos hemos imaginado alguna vez lo difícil que debe o puede llegar a ser elaborar una película. Como probablemente todos hemos pensado, se trata de una labor que no se resuelve en una semana o en un mes. No es un trabajo que consista únicamente en coger una cámara y grabar escenas. Ese, aunque importante, es solo el 5 o como mucho el 10% de todo lo que implica el desarrollo y la realización de una película. El trabajo que hay detrás de ello es sideral y no siempre obtiene el reconocimiento que merece.

Además de los actores, una película debe contar con cámaras, guionistas, productores, directores, gente de maquillaje, vestuarios… Y todo eso si se trata de un corto o de una película con un presupuesto bastante limitado. Si se pretende hacer algo más importante ya es necesario disponer de un elenco de cuestiones que van desde la contratación de un equipo de publicidad a un departamento legal y de abogados que puedan organizar todos los contratos y permisos de los que disponga la película.

El diario El Mundo publicó un artículo en su página web en el que ofrece siete pasos para grabar un corto. En algunos de ellos ya se ve a las claras la necesidad de que un abogado preste sus servicios a la producción de la película.

  • Convertir la idea inicial en un guion.
  • Encontrar financiación para el proyecto. Aunque de esto suele encargarse el departamento de producción, es cierto que el abogado ha de estar atento a las cláusulas que rigen cómo se va a producir esa financiación.
  • Buscar localizaciones y equipos de rodaje. Contratos laborales y con los Ayuntamientos de los municipios donde se graban las escenas. Más tarea para el abogado.
  • Elegir el cásting apropiado.
  • Decidir la puesta en escena.
  • Planificar el rodaje y el montaje.
  • Distribución y festivales.

Encontramos especialmente interesante el segundo punto, el que está relacionado con la financiación del proyecto. Contar con un abogado puede ser fundamental a este respecto puesto que se trata de una figura que puede ofrecernos una documentación especialmente importante en lo relativo a la obtención de ayudas y subvenciones como la que enlazamos ahora, que es una ayuda a la producción de largometrajes.

La producción de una película exige que se cumpla una serie de trámites que no es nada fácil de resolver. Desde Trámites Fáciles Santander nos han comentado que, desde hace algunos años, son cada vez más las películas que necesitan de la figura de un abogado para gestionar todo lo referente a licencias, contratos, permisos… y demás burocracia. Una película mueve a una gran cantidad de gente y un abogado es la figura que debe encargarse de que la situación laboral de toda esa gente se encuentre dentro de la legalidad. Que cada película pudiese contar con uno de ellos sería una noticia excelente para la cultura.

Un cine que va ganando en calidad

El cine español ha sido duramente criticado desde nuestras mismas asociaciones y por parte de nuestra propia población. Tradicionalmente se ha entendido que nuestro cine es de una calidad bastante peor a la del cine del que disponen en el resto de Europa y no digamos ya en los Estados Unidos. La verdad es que nunca hemos sido, en España, demasiado gratos con el cine. Cuando ha surgido una película que sí que era buena, a menudo muchos de nosotros y nosotras nos hemos preguntado si de verdad era española.

Pero eso está cambiando. El cine español está mejorando y tiene margen de mejora. Son muchas las personas que realizan cortos en nuestro país y que son verdaderas promesas para nuestro cine. Lo que sí nos falta es que desde las productoras españolas se apueste más por ellos. Creemos firmemente que hay una cultura cinematográfica en España y que, también con la colaboración del sector público, se puede equiparar a la del resto de Europa.

Pero queda mucho trabajo por delante. Es evidente que el éxito de este tipo de proyectos depende en buena medida del buen trabajo no solo de los actores, sino de todos los diferentes equipos de trabajo que implica la realización de una obra de este estilo. Los premios, los reconocimientos y las grandes galas ya vendrán. Lo que ahora toca es trabajar y construir. Para recoger frutos ya habrá tiempo.

Deja un comentario